Comercio Justo
Categoría : Prensa
Introducción
En primer lugar es preciso introducir un concepto más amplio que es el de Comercio Etico, que según la Unión Europea: “es un intento consciente de adaptar las actividades comerciales (producción, venta al por menor o compra) de una empresa, organización o individuo a un conjunto de valores éticos” En este marco cualquier empresa que opera con estos parámetros, y es auditada externamente, cumple con los criterios de comercio ético. Según la misma fuente la cantidad de bienes y servicios vendidos por empresas que se adhieren a sistemas de control social y medioambiental arroja un porcentaje de entre el 5 y el 7 % del comercio mundial.
Según la Federación Internacional de Comercio Alternativo (IFAT): "El Comercio Justo es una aproximación alternativa al comercio convencional internacional. Es una asociación de comercio que busca un desarrollo sostenible para los productores excluidos y desfavorecidos. Busca proveer unas mejores condiciones comerciales, a través de campañas y sensibilización".
Se destaca de esta definición la idea de “otra forma de comercio”, en donde lo que se procura es que la mayor parte del precio sea percibida por el productor. Para ello es necesario reducir los márgenes de intermediación, disminuir intermediarios y lograr que los pequeños productores se agrupen, de manera de poder concentrar la oferta.
Este proceso debe ser verificado externamente, no solo para lograr asegurarle al consumidor que proviene de una cadena productiva y comercial que se maneja con estos parámetros, sino que el productor efectivamente cumple con los principios del Comercio Justo.
La verificación se da tradicionalmente de dos maneras. La más habitual es una certificación externa, en donde el sello más conocida es el de FLO, y se necesita un protocolo para cada producto. La segunda forma es a travez de distintas ONG, que controlan el proceso y en donde el consumidor deposita su confianza (Oxfam en Inglaterra y otros países europeos o CTM en Italia, por ejemplo). Esta opción, la primera en surgir cronológicamente, suele ser importante cuando no existen protocolos, las cantidades son ínfimas o cuando el prestigio de la ONG es sumamente reconocido por el consumidor.
El Comercio Justo comprende alimentos y artesanías, juguetes, etc, y se creó pensando en los pequeños productores, mientras que en los protocolos de RSE abarcan a la mayoría de los bienes comercializados (agrícolas y no agrícolas), en especial por medianas y grandes empresas.
Los principales hitos del Comercio Justo fueron:
1964. En la reunión de la UNCTAD (Conferencia UNCTAD sobre Comercio y desarrollo), los países de menor desarrollo plantearon por primera vez el lema “Comercio, No ayuda” (Trade, No Aid).
1969: La primera tienda que vendió productos del Comercio Justo fue en Holanda: Max Havelaar; años después, en 1972 ya había 120 tiendas.
1988: Se creó la primera Asociación Europea de Comercio Justo (EFTA), que cumplen el rol de importadores en Europa.
1988: Se estableció IFAT: Federación Internacional de Comercio Alternativo. Es la organización global de productores, importadores y ONG. Agrupa 270 organizaciones en más de 61 países.
1988: Se funda la primera certificadora, Max Havelaar en Holanda. El primer grupo formal que certificó el Comercio Justo surgió en 1988 en Holanda por iniciativa de la Fundación Max Havelaar, cuyo nombre se originó en una novela de Multatuli, quien desde el siglo XIX denunciaba la explotación sufrida en las plantaciones de café de las colonias holandesas, y de la cual Max Havelaar era el protagonista. La iniciativa Max Havelaar se puso en práctica en Holanda, Suiza, Bélgica, Dinamarca, Francia y Noruega .
1997: Se organizó FLO (Fair Label Organization), la Organización de certificadoras de Comercio Justo que nuclea a más de 20 iniciativas nacionales bajo el sello Fair Trade. Hasta la fecha, la certificación de FLO se restringe a aquellos productos en los cuales se han desarrollado protocolos específicos, siendo los más importantes café, té, cacao, azúcar, miel, banano, jugo de naranja, flores y más recientemente frutas y verduras frescas y deshidratadas, nueces, algodón y vino.
Otros miembros relevantes son:
La EFTA, la Asociación Europea de Comercio Justo, tiene once miembros en nueve países europeos, todos ellos grandes importadores de productos de comercio justo. La EFTA tiene como objetivo apoyar el trabajo de las organizaciones que la componen y fomentar la coordinación y cooperación entre ellas.
La red de tiendas europeas de comercio justo (NEWS!) es una red que agrupa a 15 asociaciones nacionales de tiendas de comercio justo en 13 países europeos. En total, cuentan con 2500 tiendas entre sus miembros, administradas por más de 100.000 voluntarios y más de cien trabajadores contratados que venden productos de comercio justo y participan en campañas en favor de un sistema de comercio mundial más justo.
Fair Trade Federation (FTF) Federación de Comerciantes conformada principalmente por pequeñas tiendas minoristas en USA..
FLO se reúne regularmente con IFAT, NEWS y EFTA, bajo el nombre de FINE. Según FINE el Comercio Justo es:

El Comercio Justo es una asociación comercial, sobre la base del diálogo, la transparencia y el respeto, y tiene por objeto lograr mayor equidad en el comercio internacional. Contribuye al desarrollo sostenible ofreciendo mejores condiciones comerciales y garantizando los derechos de los productores y trabajadores marginalizados, especialmente en el Sur.
Las diez reglas del Comercio Justo (FLO):
• Reducción de la cadena de intermediarios
• Pago de un precio justo
• Condiciones laborales dignas
• Sin discriminación por sexo, raza, religión…
• Condena de cualquier forma de explotación infantil
• Relaciones comerciales a largo plazo
• Pago por adelantado de la mercancía (hasta un 60 %)
• Inversión de los beneficios en el desarrollo de la comunidad
• Respeto al medio ambiente
• Productos de calidad
El Comercio Justo presenta una tendencia creciente año tras año. Citaremos algunos ejemplos recientes:
“Los 420 grandes almacenes que la compañía Marks & Spencer posee en el Reino Unido ofertarán a sus clientes a partir del próximo mes de abril del 2006, café y te de comercio justo, con lo que la empresa extiende su compromiso ético para garantizar la igualdad entre hombres y mujeres y salarios dignos en la producción” .
Sainsbury’s anunció recientemente que convertirá todas las bananas que vende al Comercio Justo.
El caso Starbucks: “Algunas compañías que se han volcado al Comercio Justo, como Starbucks Corporation, permaneció durante 7 años, inclusive el 2006, dentro de las 100 empresas elegidas como líderes en RSE por la revista Business Ethic”. Aún así, existen críticas a estas empresas, según Marette (2005) Starbucks vendió solo el 1% del café etiquetado como Comercio Justo. Sin embargo es preciso señalar, que según informaciones difundidas recientemente por la empresa, ésta ha comprado un 6% de café con Comercio Justo durante el 2006. De todas formas la empresa señala que compró café de varias formas durante este perído:
a. Bajo las normas 'C.A.F.E'. junto a la ONG “Conservation International y Scientific Certification Systems” que señalan que garantiza que el café que adquiere se cultive y procese de manera sostenible, al tiempo que promueve un precio más justo y respetando las condiciones laborales de las familias. 53% del total de compras.
b. Café Tradicional. 36% (estimación por diferencia)
c. Café del Comercio Justo. 6% .
d. Café de conservación (café de sombra). 1%
e. Café Orgánico: 4%

Independientemente de las controversias, este podría ser un caso en el cual ser una empresa “responsable” va de la mano del posicionamiento comercial, y el Comercio Justo, es una de las herramientas, aunque como se acaba de ver, no es la única.

Es interesante observar que, en el caso del café, los precios al consumidor son superiores entre un 10 a un 20 %, mientras que el precio al productor aumenta cerca del 300%.
Finalmente según Dankers (2004) el precio con prima de comercio justo es sólo una parte, y a menudo muy pequeña, de los beneficios derivados del sistema. Su participación resulta en mejoras en la organización, mejores posiciones en las negociaciones, crédito comercial y economías de escala. Los beneficios provienen del sistema de comercialización y de las actividades adicionales de apoyo que brindan las agencias (ONG), que parecen estar fuertemente vinculadas entre sí y apoyarse mutuamente. El efecto de la prima es limitado debido a que solamente una pequeña parte de la producción total se vende como comercio justo.
En la misma línea de pensamiento, según comentaba el Ing. René Sayago gerente de COOPSOL una cooperativa orgánica de miel de Santiago del Estero y certificada con Comercio Justo, el beneficio del sistema no radica tanto en el precio: “por primera vez estaremos en las góndolas de un supermercado en Europa con nuestra propia marca. Eso tiene mucho más valor